El Museo Conmemorativo de los Mártires de Yuhuatai

Yuhuatai fue un lugar de martirio, concentrado en los comunistas chinos y patriotas durante la Revolución de la Nueva Democracia. Hay decenas de miles de mártires que sacrificaron sus vidas aquí, y sólo se conocen 1519, la gran mayoría de los cuales son mártires anónimos. La media de edad de los conocidos es inferior a 30 años, y el más joven tenía 16 años en el momento de su muerte.  Los mártires murieron heroicamente durante la Guerra Expedicionaria del Norte, la Guerra Revolucionaria Agraria, la Guerra Antijaponesa y la Guerra de Liberación, principalmente en Nanjing y sus alrededores; Procedentes de más de 20 provincias, la gran mayoría eran comunistas; con diferentes antecedentes familiares e identidades sociales, muchos de los cuales procedían de familias adineradas y bien educados. Estaban al frente de la lucha contra enemigos internos y externos. Muchos fueron asesinados después de ser arrestados. En la larga y tormentosa noche de la Revolución China, los mártires se mantuvieron valientemente al frente de los tiempos con el elevado ideal de salvar al país y al pueblo. Para derrocar el viejo mundo y construir una nueva China, abandonaron decididamente todas sus pertenencias. Nunca vacilaron en su fé en el marxismo y en su creencia en la victoria del Partido y del pueblo chino, no importa lo peligrosa que sea la situación o en el momento crítico del retroceso revolucionario. Seguían luchando hasta el último momento de sus vidas.

El Museo Conmemorativo de los Mártires de Yuhuatai es el edificio central del Mausoleo de los Mártires. Terminado en 1988 y abierto al público el mismo año, tiene un área construida de 5.900 metros cuadrados, es el último edificio diseñado por el famoso arquitecto, profesor Yang Tingbao. En la fachada se encuentra la inscripción "Monumento a los Mártires de Yuhuatai" del camarada Deng Xiaoping. En el centro del alero hay un patrón de "sol y luna juntos", que simboliza el espíritu eterno de los mártires como figuras destacadas de la nación china. Es un destacado ejemplo de innumerables mártires revolucionarios. Sus actos heroicos y su noble espíritu brillan con la luz del gran espíritu nacional y demuestran la gloriosa tradición del Partido Comunista de China, que es un tesoro espiritual extremadamente valioso para el Partido Comunista de China y la nación china.

De 1924 a 1927 estalló la Revolución Nacional contra el imperialismo y los caudillos feudales en toda China.  Con el fin de derrocar el gobierno reaccionario de los caudillos del norte, y para luchar por la independencia nacional y la liberación del pueblo, el PCCh confiando y movilizando a las masas obreras y campesinas, cooperando con el Kuomintang, comenzó la expedición del norte. Un grupo de comunistas y soldados revolucionarios lucharon valientemente en el camino, y se sacrificaron bajo los cuchillos de los caudillos reaccionarios. Obtuvieron espléndidas victorias con su sangre y su vida, lo que los convirtió en los primeros mártires revolucionarios de Yuhuatai. Muchos murieron bajo el cuchillo del caudillo Sun Chuanfang: Jin Fozhuang, el primer miembro militar del PCCh; Zhang Jifan, exsecretario de la Liga de la Juventud Comunista de Nanjing; Cheng Lv, el estudiante de Southeast University, etc... Fueron los primeros mártires revolucionarios en Yuhuatai.

En 1927, Chiang Kai - shek (1887-1975) y Wang Jing wei (1883-1944) traicionaron la revolución sucesivamente. El fracaso de la Revolución Nacional llevó la lucha revolucionaria popular dirigida por el PCCh a los tiempos más difíciles. Pero los heroicos comunistas no se dejaron intimidar por la masacre. Un gran número de comunistas que lucharon en medio del Terror Blanco y en diferentes regiones de China, defendieron la fe comunista con su sangre y su vida, y son un grupo numeroso de los mártires que se encuentran en Yuhuatai.

Deng zhongxia y Yun daiying fueron importantes líderes en el periodo fundacional del PCCh. Como estudiantes, comenzaron a explorar el camino de la salvación y establecieron sus elevadas creencias en el comunismo. Se lanzaron a la exploración de las teorías y caminos revolucionarios chinos y participaron en la dirección de muchos movimientos revolucionarios importantes. Sus nombres quedaron grabados para siempre en la historia de los movimientos obreros y juveniles chinos. Después del fracaso de la Revolución Nacional, cuando esta se encontraba en un punto bajo y estaban siendo marginados por la línea equivocada, persistieron en la verdad sin ningún arrepentimiento o queja. No dejaron de luchar hasta derramar la última gota de sangre, siendo siempre leales al Partido, al pueblo, y a la revolución. Sus actos encarnan la firme voluntad y el elevado espíritu del PCCh.

Según las estadísticas, más del 70% de los mártires de Yuhua cuyos nombres se conocen actualmente, recibieron educación superior. Entre ellos se encuentra a Shi Hwang, quien se graduó de la Universidad de Tsinghua y la Universidad de Stanford, y fue unos de los primeros miembros del PCCh de la Universidad de Tsinghua. Y Xu Baoye, que se doctoró en filosofía en la Universidad de August en Göttingen, Alemania,  introducido al Partido por el camarada Zhu De. Después de recibir educación superior e ideas avanzadas, se embarcaron en el camino de la revolución sin ninguna duda. Por las elevadas creencias en sus corazones, renunciaron a intereses realistas y a riquezas duraderas, incluso a costa de su sangre y su vida y finalmente murieron heroicamente por la causa de la liberación del pueblo. 

Tras el fracaso de la Revolución Nacional, la organización y las actividades del PCCh en las zonas del Kuomintang tuvieron que pasar a la clandestinidad. Frente al peligro del Terror Blanco, un gran número de comunistas se destacó, demostrando la valentía inquebrantable frente al peligro y la muerte para defender la revolución. De 1927 a 1934, el PCCh sufrió ocho reveses masivos en Nanjing, que estaba en el corazón del gobierno de Kuomintang. Sin embargo, el sabotaje del enemigo no apagó la llama de la revolución. Ante la lucha brutal, un grupo de comunistas envolvió sus heridas, sosteniendo en alto la bandera de la revolución, y la organización del Partido en Nanjing se mantuvo firme. La repetida destrucción por parte del Kuomintang se cobró la vida de seis importantes directores del PCCh en Nanjing, incluidos Xie Wenjin (1894-1927), Sun Jinchuan (1895-1928), Huang Ruisheng (1904-1930), Li Jiping (1908-1930) , Li Yunsheng (1905-1932) y Gu Heng (1909-1934), así como un gran número de militantes del Partido y de la Liga Juvenil fueron detenidos y murieron heroicamente, escribiendo una generosa canción de relevo revolucionario con sangre y vida.

Los revolucionarios entre los jóvenes estudiantes fueron una parte importante de los mártires de Yuhuatai. La mayoría aprendieron sobre la verdad revolucionaria y se unieron al Partido y a la Liga de la Juventud en su etapa escolar. Bajo la guía del comunismo, vincularon sus ideas personales al destino futuro del país y la nación, uniéndose a las batallas revolucionarias con gran entusiasmo. En la severa prueba de vida o muerte, mostraron su incomparable amor y firme confianza a la causa revolucionaria. No empujados por ninguna amenaza o tentación, lucharon resueltamente hasta el final, e incluso ofrecieron sus jóvenes vidas por ella. Los diez mártires de Xiaozhuang eran todos estudiantes de la Escuela Normal Rural Experimental de Xiaozhuang y su media de edad en el sacrificio era menor de 20 años. Entre ellos Yuan Zitong, el mártir más joven, tenía 16 años. Su heroico sacrificio demostró el  poder de la fe comunista.

Entre los mártires en  Yuhua se encontraba un grupo de graduados de la Academia Militar de Huangpu, la mayoría de los cuales se unieron al PCCh durante la Primera Cooperación Nacionalista-Comunista. Fueron la columna vertebral del ejército durante la Guerra Expedicionaria del Norte (1926 - 1927). Tras el golpe contrarrevolucionario del 12 de abril de 1927, el golpe de Chiang Kai - shek contra los comunistas en Shanghai, los mártires persistieron en la postura política de los comunistas y decidieron romper con los reaccionarios del Kuomintang y unirse a los esfuerzos en defensa de la revolución con firme determinación. Gao Wenhua, estudiante de la tercera promoción de la Academia Militar de Whampoa, renunció abiertamente a un trabajo estable y bien remunerado para "alimentar y vestir a los pobres del mundo ", insistiendo en convertirse en un revolucionario. Murió a los 23 años.

En el largo camino de la revolución, el Partido Comunista de China también prestó gran atención a unir a personas ajenas al partido. Deng Yanda (1895-1931), destacado revolucionario y estadista durante la revolución democrática china, era un representante entre ellos. En sus primeros años, se unió a la Liga China, que fue establecida por el Dr. Sun Yat - sen (1866-1925) y Huang Xing (1874-1916) en agosto de 1905. Durante la primera Cooperación Nacionalista-Comunista, apoyó las tres principales políticas de Sun Yat-san, participó en el liderazgo de la Guerra Expedicionaria del Norte y apoyó activamente los movimientos campesinos, era un famoso líder de izquierda del Kuomintang. Después del fracaso de la Revolución Nacional, Deng llevó a cabo activamente actividades contra Chiang y se convirtió en un importante fundador del Partido Democrático de Campesinos y Trabajadores de China. Dedicó toda su vida a salvar a la gente y a la nación. El camarada Mao Zedong lo elogió por "ser grandioso para morir por su fe".

En los días en que la revolución china estaba en un punto bajo, miles de mártires revolucionarios dieron sus preciosas vidas. Muchos de ellos incluso no dejaron un relato detallado de su vida a la posteridad, algunos de los cuales no dejaron nada más que un nombre, otros, completamente nada, ni siquiera un nombre. Sin embargo, en la larga noche de la revolución china, cada uno de ellos fue una estrella brillante. La luz de la fe y los ideales que emanaban de sus grandes vidas iluminó el camino de la revolución china, e inspiró y motivó a los comunistas y millones de personas a seguir luchando por hacer realidad sus grandes sueños.

En 1931, los imperialistas japoneses lanzaron el Incidente del 18 de septiembre, que marcó el comienzo de la Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la agresión japonesa (1931-1945). En el momento de la crisis nacional, el PCCh mantuvo en alto la bandera de la guerra antijaponesa, llevó a cabo una lucha extremadamente dura contra los invasores japoneses directamente en las tres provincias del noreste confiando en las masas y dirigiendo a las fuerzas armadas para luchar contra los invasores japoneses, e inauguró el preludio de la Guerra Mundial Antifascista (1939-1945).

Después del Incidente del 18 de septiembre , el Partido designó a Luo Dengxian (1905-1933), miembro suplente del Buró Político del Comité Central del PCCh, como secretario del Comité Provincial de Manchuria en un intento por organizar la lucha armada antijaponesa y contra el imperialismo japonés. A pesar de las condiciones extremadamente difíciles durante su mandato, Luo había enviado sucesivamente a más de un centenar de miembros del Partido y de la Liga Juvenil al noreste para establecer guerrillas antijaponesas, unir a todas las fuerzas patrióticas antijaponesas, y desplegó la columna vertebral del ejército de voluntarios para dividir las organizaciones del Partido. Las fuerzas armadas antijaponesas construidas en este período  se convirtieron en las tropas fundadoras del Ejército Aliado Antijaponés del Noreste más adelante.

Después del estallido de la Guerra de Resistencia Total, el PCCh y el Kuomintang acordaron unirse para luchar contra los invasores japoneses gracias a la activa iniciación y organización del primero.Con el establecimiento del cuartel general militar del Nuevo Cuarto Ejército, las unidades completaron rápidamente el entrenamiento centralizado y avanzaron hacia las áreas detrás del enemigo al norte y al sur del río Yangtze para llevar a cabo la guerra de guerrillas y establecer zonas de base antijaponesas.  Durante los duros días de la guerra antijaponesa desafiada por una situación siniestra y un campo de batalla brutal, el PCCh siempre mantuvo la esperanza de salvar a China de la conquista bajo la guía de sus propios principios políticos, voluntad firme y acción ejemplar. Las fuerzas armadas nacionales del Nuevo Cuarto Ejército y las fuerzas populares antijaponesas mostraron su valentía al enfrentarse al enemigo. No tenían miedo al poder y al martirio, y finalmente se convirtieron en el pilar de la derrota de los agresores japoneses.

En octubre de 1938, la guerra de China contra Japón se convirtió en momentos de estancamiento. Frente a las fricciones anticomunistas del grupo de Chiang Kai - shek y al resurgimiento del movimiento anticomunista, el PCCh siempre insistió en la resistencia y oposición a la rendición , mantuvo la unidad y la oposición al separatismo y se aferró al progreso y oposición al retroceso.

El 4 de enero de 1941, más de 9.000 hombres del Nuevo Cuarto Ejército y sus afiliados en el sur de Anhui recibieron órdenes de moverse hacia el norte. Dos días después, el día 6 , en su traslado hacia el norte del río Yangtze desde Yunling, fueron atacados por más de 80.000 soldados del Kuomintang en Maolin, condado de Jingxian de la provincia de Anhui y sufrieron una gran pérdida: El comandante del ejército Ye Ting (1896-1946) estaba detenido cuando intentó negociar con el Kuomintang. Yuan Guoping (1906-1941), director del Departamento Político, murió en la batalla. El comandante adjunto Xiang Ying (1898 - 1941) y el jefe adjunto de Estado Mayor Zhou zikun (1901 - 1941) fueron asesinados por traidores en el avance. La mayoría de las personas murieron o fueron capturadas. Xiang Ying, Yuan guoping y Zhou zikun fueron aclamados como los tres mártires en el incidente de Anhui del Sur.

Después de la victoria en la guerra contra Japón, China se enfrentó al desafío de una elección histórica de su dirección. El PCCh, que representaba los intereses fundamentales del pueblo chino, abogó por convertir a China en un nuevo país, independiente, libre, democrático, unido y próspero, mientras que el Kuomintang intentó mantener su dictadura y dejar a China a la sombra del semi colonialismo y el semi feudalismo. En esta batalla decisiva de luz y oscuridad, con elevados ideales de fundar una nueva China y la convicción de luchar hasta el final, todos los miembros del Partido y los combatientes revolucionarios lucharon de frente con las fuerzas reaccionarias del Kuomintang en el campo de batalla y los peligrosos frentes secretos y se dedicó activamente a la gran justicia de los movimientos estudiantiles. Muchos de los cuales cayeron antes del amanecer de la victoria revolucionaria.

Durante la Guerra de Liberación del Pueblo Chino (1945-1949), el Ejército de Liberación del Pueblo (EPL) dirigido por el PCCh continuó obteniendo importantes victorias en las batallas. Las tres campañas principales, incluidas Liaoxi - Shenyang, Huaihai y Beiping - Tianjin, destruyeron básicamente las principales fuerzas militares del Kuomintang. En las batallas, muchos comunistas del ejército fueron capturados y asesinados. La mayoría de ellos murieron en las operaciones militares, especialmente en los importantes combates para derrotar a los enemigos. Los cinco mártires Ding Xing, Xie Shiyan, Zhao Liangzhang, Zhu Jianguo y Kong Fanyu fueron arrestados y sacrificados durante el caso de espionaje de Pekín al mismo tiempo. Se les conoce como los "Cinco mártires de Pekín" en la historia. Entre ellos,  Xie Shiyan era Jefe del Departamento de Operaciones de la 11ª estación del Kuomintang en Beiping, y Ye Jianying introdujo la afiliación secreta al partido. No temían los interrogatorios ni las amenazas de muerte del enemigo, y fueron a la muerte con generosidad e inspiración, mostrando la voluntad y entereza de los comunistas.

La lucha del frente cultural liderada por el PCCh fue una parte importante de la causa revolucionaria. La revista "Wen Cui", publicada en Shanghai en octubre de 1945, fue una publicación progresista contra el Kuomintang, que se imprimió y distribuyó en secreto. En julio de 1947 fueron arrestados su redactor jefe Chen Zitao (1920-1948) y Luo Hemin (1913-1948), responsable de su impresión y la publicación. En el último número que aún no se había publicado, el prólogo decía: “¡Nacerá una Nueva China por la que la gente ha luchado durante más de un siglo! ¡Vámonos y abracemos este nuevo gran momento!" En diciembre de 1948, Chen y Luo fueron enterrados vivos en Yuhuatai por los reaccionarios nacionalistas.

El 1 de abril de 1949, las autoridades del Kuomintang enviaron una delegación del gobierno nacionalista a Beiping (hoy Beijing) para mantener conversaciones de paz con la delegación del PCCh. Por la supervivencia, la libertad y la paz, más de 6.000 estudiantes y profesores de más de 10 colegios y universidades de Nanjing salieron a la calle ese día para exigir al gobierno del Kuomintang que aceptara ocho condiciones propuestas por el PCCh. La procesión fue brutalmente reprimida por el ejército y la policía del Kuomintang, y más de 200 estudiantes resultaron heridos. Dos estudiantes de la Universidad Central, Cheng Yibin (1927-1949) y Cheng Luyi (1921-1949), y el conductor universitario Chen Zhusan, resultaron gravemente heridos y murieron a pesar del tratamiento médico. El 23 de abril de 1949 fue testigo de la liberación de Nanjing, cuando sus cuerpos fueron enterrados en el Cementerio de los Mártires de Yuhuatai, convirtiéndolos en los tres últimos mártires antes de la victoria de la revolución china. Cuando Cheng Yibin murió, solo quedaban 4 días antes de la liberación de Nanjing. Fue el último de los mártires conocidos de Yuhua .

Los mártires que descansan en Yuhuatai han acelerado la victoria de la revolución china con su sangre y sus vidas, han sentado la magní-fica piedra angular de la fundación de la República Popular China en 1949. Sus heroicas hazañas y su elevado espíritu han llevado a la búsqueda y las aspiraciones largamente acariciadas de la nación china desde los tiempos modernos, han escrito los sufrimientos y las glorias de la Revolución China , revelando los ideales originales del Partido Comunista de China. Lo que han contribuido quedará registrado para siempre en la historia de la nación china. Donde quiera que vayamos, nunca debemos olvidar por lo que hemos pasado. No importa lo lejos que vayamos, no importa lo glorioso que sea nuestro futuro, no debemos olvidar el pasado que hemos recorrido y no debemos olvidar por qué empezamos.  Lucharemos por el acercamiento final a la felicidad del pueblo chino, por el rejuvenecimiento de la nación china. Sigue avanzando y mantente fiel a nuestra aspiración original. Los genes rojos de Yuhuatai tendrán éxito en nuestra sangre más allá del tiempo y el espacio. ¡El gran espíritu revolucionario de los mártires siempre nos inspirará a continuar nuestra lucha por la realización del gran rejuvenecimiento de la nación china y las aspiraciones del pueblo a una vida mejor.